martes, 19 de julio de 2016

Los consejos para bloggers de La Orquídea Dichosa: tribute to the Superstars

 ¡Atención! Los no aficionados al mundo blogueril maternal en su versión más "desparrameitor" podeis saltaros este post, os va a sonar tan a chino lo que ponga aquí como a mi los pluggins, el SEO y la madre que los parió (esto va de madres, qué le vamos a hacer). A los demás, seguidme en este humilde y agradecido homenaje a l@s para mi más grandes autores de bitácoras, aquellos cuya sabia mezcla de talento escritor más humor con mayúsculas me convirtieron en la adicta a carcajadas blogueras que actualmente soy.


 La Orquídea Dichosa, mamá y geek, tiene además de un blog de maternidad otro que se ha convertido en mi biblia como babyblogger que soy: Serblogger. En él explica los entresijos de la actividad blogueril desde el punto de vista de la herramienta informática de tal modo que hasta alguien como yo (a veces...) la entiendo, ¡cómo se nota que además de geek es madre! Orquídea dice que una de las reglas no escritas básicas de cualquier blogger respetuoso es citar las fuentes de las que se "bebe", y enlazarlas. No sé enlazar aún, estoy en ello, pero enrrollarme sé un rato y aquí está mi absolutamente rendido homenaje a las fuentes blogueras de las que mamé todos estos años. No están todos los que son, es imposible, pero son todos los que están.

 Paso entonces a relataros ahora mis felices encuentros con blogs míticos y estupendos. Blogs que he leído y releído de cabo a rabo, esperando cada actualización y entristeciéndome cada vez que por distintos motivos dejaban de escribirse. Son muy distintos, cada uno aporta cosas diferentes: información, empatía, divulgación sobre temas que me interesan...pero el denominador común de todos ellos es una narración amena y divertida. En algunos casos absolutamente desternillante. Y por esos buenísimos ratos va esta entrada que escribo ahora desde la total libertad que me da mi insignificancia bloguera: ya luego cuando sea megafamosa y el clientelismo asome la patita me veré más limitada a la hora de opinar lo que me venga en gana sobre mis compañeros de firmamento. No, mejor ahora que la invisibilidad me libera de compromisos, y es que aquí no se consuela el que no quiere...

 Desde mis inicios como lectora en la blogosfera dos fueron los temas que me atraían poderosamente por razones obvias: los blogs de médicos y los de madres. Digo obvias porque busqué durante años ser mamá y me costó mucho (y para quién lo dude tengo las facturas en casa), con lo que los médicos, quirófanos, medicamentos etc. pasaron a ser como de la familia. De aquellos tiempos batallando con la reproducción resistida hubo muchos intentos de enganche en blogs de esta temática, sin que en ninguno cantase bingo. ¿Por qué?- porque en la reproducción resistida hay poco espacio para el humor supongo, y mucho para las penas y lágrimas y yo, a pesar de que soy y seré siempre de vivir el momento, no quería más tristezas que las propias. Lo que buscaba al abrir el ordenador era informarme, distraerme y sentirme acompañada pero sin cargar tintas en las penas y fracasos. Seguro que hay blogs estupendos de repro que responden a esta descripción: sencillamente no los encontré. Lo que sí encontré para mi sorpresa fueron blogs de médicos donde la información, además de amena y rigurosa podía ser incluso divertida. Y así pasé de buscar contenidos sobre anestesias a leer con deleite las historias que La Doctora Jomeini narraba desde el lado oscuro del quirófano, en su famoso y añorado blog. Blog que conoció un éxito absoluto y del que salió un libro, que compré; otro libro, que también compré... y se acabó la bitácora.
 Pero este no fue mi primer encuentro con los blogs, sino que ya venía de carcajearme con las frases de una madre relatadas por su hija...su hija de taitantos años. Mi debut en la Madresfera fue con Amaya Ascunce y Cómo no ser una Drama Mamá y sobre con todo con su libro "las 101 frases de tu madre que juraste no repetir". Casi al mismo tiempo empecé a leer a una bloguera con dos hijas conocidas como Lamayor y Lapequeña cuyo título rezaba Blog de Madre. Más claro, el agua. Y a pesar de la aparente falta de ideas de la autora descubrí en él al mejor blog de todos. Puedo tener dudas sobre el segundo, tercer puesto etc. y las tengo, pero el número uno es para Eva Quevedo y su Blog de Madre y lo mismo opinan montones y montones de lectores. Ella es el top: por simpática, por sincera, por hilarante, por buenísima escritora. Si yo fuese Trueba Eva sería mi Billy Wilder. El fin de semana familiar en el castillo, "por culpa de un bote de rimmel"..."no me juzgues como madre que a ti se te mueren las plantas"..."el armario de las cascarrias"...mítico. La bitácora entera es mítica, de culto. Vaaale...soy exagerada pero es que es mi Billy Wilder y yo su Trueba, remember. La cosa también fructificó en libro, que desde luego compré... y el blog se fue apagando.
 Entre los blogs que recomendaba Eva (o al revés, no recuerdo qué fue antes si el huevo o la gallina) había uno escrito por Una mamá española en Alemania. Su autora es Fátima Casaseca y gracias a su desparpajo maromen, mierdapueblo, la biocuñada y sobre todo los tres nenes adorables y asilvestrados con los que lidiaba a diario empezaron a ser parte de mi día a día. Recuerdo las carcajadas leyendo como perseguía a sus retoños, mientras éstos corrían calle abajo con sus bragas negras en la cabeza al grito de "¡soy Batman!" Y las alemanadas, las dudas existenciales del mayor con Jesucristo en versión zombi, las Rabbenmutter y las Übermutter... También nació un libro de todo ello que por supuesto compré, incluso nació un cuarto hijo, otro varoncito. Mas con el triunfo de su madre como escritora llegó, cómo no, el final del blog...
 Poco después me encontré con el post más desternillante de todos los que leí jamás (y leí millones, créanme). Si Blog de Madre es el número uno en blogs el post number one de todos lo escribió la Rubia, ya saben, la mamá de Jomío y los vitwingos, vitwingo zoolander y vitwingo suprais, "trabajadora, madre y rubia a partes iguales" o lo que es lo mismo: Esto es para una que lo quiere así. Creo que es el post más comentado del mundo, incluso colecciona comentarios masculinos ¡en un blog maternal! Por supuesto la entrada habla de sexo, concretamente de cómo es echar un polvete embarazadísima de gemelos. Grandioso. Da igual las veces que lo leas, te descojonas. Pero eso no es todo, el segundo puesto del podio de entradas gloriosas es  para otra del mismo blog, en el que habla de un sábado de fútbol para enanos que menos jugar al fútbol hacen de todo. Desternillante. La Rubia mantiene el blog peeeero...ya flojito...¿será que se gesta el libro?. En cuanto aparezca lo compraré y fin de la historia, me temo.
 Estando ya embarazada y después siendo mamá me aficioné a los blogs de Pediatría, ya digo que soy muy de vivir el momento. Y entre los muchos y buenos blogs con esta temática que pueblan la blogosfera me enganché enseguida al de un pediatra andaluz que, además de sobre las patologías habituales, escribe acerca del trabajo en hospitales y otros temas. Y, sobre todo, habla de la Historia de la Pediatría, de curiosidades en medicina pediátrica, de los tratamientos en el siglo pasado; todo ello con un estilo irónico y guasón que me atrajo desde el primer momento porque la Historia es una de mis aficiones (...también me gusta la Historia sí, además de escribir, leer, cantar...vamos que menos trabajar me gusta todo). De momento no hay libro y el blog está vivito y coleando y espero que por mucho tiempo.Todo es interesante en esta bitácora: el estilo personalísimo de su autor, los temas que trata, las ilustraciones...pero de entre lo que más me gusta, no sé bien por qué, destacaría el título: Mi Reino por un Caballo.

También me enganché al Diario de una Mamá Pediatra. Un blog profesional serio pero cercano, escrito de forma amena y alejada de polémicas, transmitiendo respeto por los nenes y sus familias. La doctora Amalia Arce es rigurosa en cuanto a la información médica pero salpica su diario de anécdotas tanto de su profesión como de sus hijos, y ese toque personal engancha como no lo hacen otros buenos blogs puramente sanitarios. La Mamá Pediatra es la única que publicó libro, que también compré, y que sigue con el blog como el primer día.
 ¿La única? No...me dejo un caso. Esta es una evolución curiosa de diario de madre hilarante a blog profesional megapremiado y riguroso sin dejar de ser cómico. Y no es médica, es farmacéutica: la Boticaria García. Gracias a ella aprendo que el criterio para elegir fotoprotector no es si regalan un neceser o un balón de playa, o que las doctoras en nutrición también hablan de la salchipapa. Boticaria publicó un libro sobre la fauna que pululamos por las farmacias pero afortunadamente el blog sigue funcionando. ¿Y adivinan? ...sí, lo compré.

 Como ven tengo el ebook plagado de blogueras. Porque estos que pongo aquí son la punta del iceberg. Y cuando compré sus libros no blogueaba, ni quería hacerles la pelota, ni siquiera comentaba los blogs; en la gran mayoría de mis admiradas bitácoras no pasé de lectora. Me costó un mundo cruzar el Rubicón, ya lo digo en mi perfil, ¡siempre llego tarde a todo!. Pero llego, he salido del armario y no hay vuelta atrás. Son muchos los blogs que sigo pero estos son los que me han marcado: por bien escritos, por desternillantes, por amenos...y porque sobre gustos no hay nada escrito. Son los blogs que me gustan a mi y como diría La Madre Tigre, otra de las grandes, "mis opiniones son mías y tengo la sana costumbre de no responder por ellas" ¡Amén!.

P.D. Ahora que aprendí por fin a enlazar no me pude resistir a reeditar la entrada incluyendo los enlaces correspondientes, lo mío ya raya el vício. Con la única excepción de la Doctora Jomeini que no permite acceder libremente al blog...penica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres decirme algo? Cuéntame...