martes, 28 de marzo de 2017

Máster en economía financiera: dos más dos son cuatro.




 Un cliente sopesa pedir un préstamo de 10.000 euros para comprar un coche. Tras realizar los cálculos pertinentes facilito los primeros datos y me preparo para responder a las preguntas habituales: tipo de interés, comisión de apertura, estudio, coste de los seguros vinculados, etc.etc.

 -Ya lo tengo Fulanito, a tantos años la cuota mensual es de "X" euros.

 - Ya...¿y entonces al año cuánto me sale? - Interpreto que se refiere al TAE de la operación y se lo digo, pero no es eso.

 -Sii...ya, pero así no me aclaro. Yo, lo que quiero saber, es cuánto me cuesta el préstamo ¿sabes? Cuánto me vas a cobrar al año...

 De pronto despierto y caigo en lo que me pregunta: cuota mensual incluyendo todos los gastos (comisiones y seguros) que conlleva el préstamo, multiplicada por doce meses y a su vez por el número de años. Resto al resultado los 10.000 que pide para que nos quede la carga financiera pura y dura, que divido nuevamente entre el número de años de la operación. 

 -Fulanito, pedir los 10.000 euros a este plazo te costará "X" euros al año. ¿Qué te parece?

 -Bien...pensé que sería más, la verdad. Es que verás, yo nunca pedí un préstamo, y si me hablas de otra forma no me entero. Una última pregunta, si lo quiero pagar antes de tiempo ¿me vas a cobrar?

 -Sí...pero poco, un X% -y me anticipo- o sea, que en el peor de los casos, si lo pagas todo al día siguiente de firmarlo te cobraría tantos euros.

 -Ok, envíamelo así entonces. Y lo que hablamos, no te prometo nada porque me falta por saber aún la oferta del Banco TAL y de la Caja PASCUAL, cuando las tenga te digo cuál me va mejor. 

 - Hazlo Fulanito, dudo que la mejoren (aquí yo comercial a tope) pero te agradezco que me comuniques las ofertas que recibas- Descuida, y oye, muchas gracias - No hombre al contrario, gracias a ti. Hablamos.

 Fulanito, dices que no entiendes de préstamos porque nunca pediste ninguno, pero sabes todo lo que hay que saber. ¡Bien por ti!.

domingo, 26 de marzo de 2017

Veo brotes verdes...



 Entra mi Moreno en la cocina mientras preparo la comida. Me incomoda porque no me gusta que estén en la cocina cuando se cocina, me parece muy peligroso y los echo siempre de ahí, manías que tiene una. Da igual: el Morenito tiene sed y, a gritos, me pide un vaso de agua que en cuanto se lo doy es vaciado a medias entre su gaznate y el suelo.

  -¡Mía mamá! ¡¡ta mofado!!- sigue chillando mi gremlin como si no hubiese tenido nada que ver con el estropicio. Y anuncia -¡voy pola feona!

 Regresa efectivamente con la fregona, no sin antes tropezar durante el trayecto con el palo en el quicio de la puerta y en veinte mil sitios más, cual Quijote contra los molinos gigantescos. Regresa como digo, y ni corto ni perezoso seca con dedicación profesional el charco de la cocina ante su estupefacta madre.

 -Aaasí...¡mu mien!- se aprueba a si mismo mientras las pasadas fregoniles hacen desaparecer el agua. Luego lleva nuevamente la feona a su sitio no sin antes recibir un beso gordo de su madre orgullosa. ¡Lo has hecho muy bien, cariño! - sí... éjame, que ahoda moy a decofer" 

 Ojiplática, ya digo. Y feliz pa lo que queda de día.

 

jueves, 23 de marzo de 2017

Crónicas de una enferma crónica: migrañas, episodio I



 Ayer veía por enésima vez (y van...) la peli Celda 211. Comienza con la escena del suicidio en esa celda de un preso enfermo que no soporta más sus terribles dolores de cabeza. (Y hasta aquí voy a leer: tranquilos que si aún no la habeis visto no os he destripado nada). En medio de todos los acontecimientos que se sucederán es apenas una escena más, pero para los que como yo sufrimos de dolores de cabeza su tragedia en concreto es brutal: sin tratamiento, encerrado, solo, y con la frase "me duele la puta cabeza" rallada en las paredes de la celda una y otra vez como único alivio posible. En la película el preso padece de un tumor cerebral. Lo mío es infinitamente menos grave, son simples migrañas, pero la idea de cortarme la cabeza como alivio se me ha pasado alguna vez por la imaginación. Vale que me moriría, pero todos los tratamientos tienen efectos secundarios, ya se sabe...

sábado, 18 de marzo de 2017

En el parque


 Mañanita de sábado. Por obra y gracia del exceso de mocos y toses que pulularon por Estacasa son las ocho y aún duermen los nenes, cansados tras varias noches "reguleras". Lo cierto es que los microbios aún pululan, convidados por el padre de las criaturas esta vez pero él, pobre, poco cuenta. Abro un ojo incrédula ante lo que observo y me convenzo de que sí, que efectívamente...¡no se oye nada!. Y cierro el ojo rápido, no sea que se me escuche pestañear y la cague. Al rato la curiosidad me puede y vuelvo a abrirlo: hay luz a raudales colándose por todos lados y sin embargo el silencio sigue ahí, ¡es mágico!. Estoy por levantarme, mosqueada ya con tanta tranquilidad, pero entonces escucho abrir puertas y las pisadas de mis trotones, y mis ganas de levantarme se desvanecen con la misma velocidad a la que llegaron. Rezo para que el papá se haga cargo y efectívamente, se levanta él; debía estar tan mosqueado como yo con tanta paz raruna en Estacasa. Se van para "dejarme dormir" y ahí me quedo bajo el edredón, disfrutando como si que trabajen otros fuese un delito. Las cabezas maternas, que están fatal.

jueves, 16 de marzo de 2017

¡Volando voooy!... ¡volando vengo!

pssst...¡aficionados!

 Si con algo no contaba por el hecho de ser madre era con las carreras que me iba a pegar. Y no me refiero a perseguir a los peques, eso sí lo veía venir. Hablo de correr en general:  al médico, a la guarde/cole, al trabajo, a casa, aaaa... todo. Siempre corriendo. Siempre sudando. Siempre tarde.

jueves, 9 de marzo de 2017

Colaborando, que es gerundio



  Como seguramente sabeis ya, el propósito último (y a veces el primero) de todo blogger que se precie es forrarse gracias a su criatura y vivir del cuento. Digo de rentas. O sí, digo bien del cuento, de contar cosas en definitiva, que es de lo que va esto. Soñamos con pegar el pelotazo padre, escribir, y retirarnos. Soñamos, insisto, que es gratis, es divertido y no hacemos mal a nadie. Y además es la salsa de la vida. Me pasma la cantidad de veces que leo obviedades del tipo "persigue tus sueños..." ¿Es que alguien necesita que se lo digan? Pero me voy por los cerros de Ubeda...

jueves, 2 de marzo de 2017

Carnaval, carnaval





 Carnavaaaal, te quierooo...

 Pues no. Lo cierto es que no. No soy nada carnavalera. Ni por tradición familiar, ni social, ni por iniciativa propia. Lo de disfrazarme no es para mi. Si se me reconoce me da una vergüenza terrible, y si no el disfraz me asfixia y me da calorón. Por no hablar de la pesadez de romperse la cabeza para ver cómo disfrazarse sin gastarse pasta...esto cuando era joven. Ahora que ando algo mejor de pecunio lo que no tengo es tiempo...ni ganas.

viernes, 24 de febrero de 2017

Los hijos son como esponjas

  
 
El infumable de Bob, metiéndole prisa a su madre.

  
 Moreno, tres años y medio, caminito de su clase a la que acude con alegría y ansia porque clase-clase lo que se dice claseeee...no es. Es un ocio activo. El bus nos dejó temprano, y camino despacio empujando el carrito con el Rubio medio sopa en él haciendo tiempo mientras el Moreno, a carreras delante de nosotros, se desespera. Se para bastante más adelante con gesto de fastidio y de pronto alza los brazos y me grita - "¡Mamá! ¡Estoy esperando!"

¿Queé??

Y por si quedaban dudas, añade: -"¡Espabila!"

...Juro no volver a meterles prisa para ir a ningún sitio. 

domingo, 19 de febrero de 2017

Una tarde en el Acuario de Gijón







 ¿Qué hacer con los niños en Gijón?: pues casi siempre ir al parque de Isabel la Católica. Un peazo de parque. Muuuy grande, con muuuchos "columpos" en su más amplio sentido, con tirolina, camas elásticas y conjuntos para trepar y delizarse de todos los tamaños y colores. Pero además posee un mini zoo de aves donde ver perdices de Guinea, lo que yo creo que son ñandúes (hay letreros identificando a todas las especies, pero con el par de dos suelto no puedo pararme a leerlos) y por supuesto, pavos reales. Entre muchísimas aves más.


sábado, 18 de febrero de 2017

Rubio mon amour





 Viernes después de comer, con mi Rubito en una cafetería esperando a la hora de salida del mayor, él con un zumo de naranja y yo con un café que tras el cansancio acumulado de la semana me sabía a gloria y me sentaba de maravilla (...y los dos donuts con los que lo acompañaba, también). Con la presión de comer donuts más rápido que mi niño de dos años (esto me lo tengo que mirar, sí), la cafeína rodando por mis venas y el fin de semana por delante me sentía absurdamente animada. Y digo bien, absurdamente, porque el papá trabaja casi todos los findes con lo que mi descanso barra ocio de finde se reduce a...cero, directamente. Pero son muchos años asociando fines de semana a ocio y descanso y así sigo, ¡pidiendo imposibles! No importa, el caso es que estaba animada.

miércoles, 8 de febrero de 2017

¡Gracias!






"Aaagradecidaaa...
         y emocionadaaaa... "

 Iba a titular así esta entrada pero ayer, leyendo el blog de la sin par "La Quiles", flamante finalista a los premios Madresfera en mi misma categoría, veo que también lo utilizó ella y oye, entonces yo no, que parece que soy una "copias" y no. Lo mío es todo cocinado en casa, nada de catering.

lunes, 6 de febrero de 2017

Curiosidades del Mundo Blogger II: el ataque de los clones


Fotaza de lanzamiento de cohete en cabo Cañaveral, que hoy estoy muy galáctica


 Siguiendo con las entradas dedicadas al blogging, tras muchos meses y avatares varios ocurridos desde que escribí la primera de ellas toca recapitular y ver cómo se va desarrollando mi querido blog.

domingo, 5 de febrero de 2017

¡No me toques los ... dibujos de mi infancia!






 Asisto atónita a los prolegómenos del apocalipsis, el fin del mundo se avecina sin duda, armaggedón nos acecha, todo se desmorona a mi alrededor. Ya no hay valores, no hay respeto por la cultura ancestral, por la sabiduría transmitida de generación en generación, los niños crecen sin límites, campando a sus anchas deslenguados, sin respeto por sus mayores. Las niñas cada vez son más machistas y más débiles, pisando la lucha del feminismo que las precedió por unas lolas nuevas para molar más en instagram. La experiencia en los trabajos no solo no se valora sino que se considera un lastre, y un gasto. Todo se fabrica cada vez de peor calidad. Los alimentos apenas tienen nutrientes y en poco tiempo acabaremos comiendo como los astronautas y los tomates serán como ahora los percebes. Estoy convencida. La civilización se autodestruye, el mundo camina hacia su fin. ¿Que por qué lo pienso?. ¿Por qué estoy convencida de ello?? ...

sábado, 4 de febrero de 2017

El lado oscuro de la maternidad






 No soy de titulares, de preguntas de sí o no o de elecciones categóricas; lo mío es enrrollarme, matizar, analizar en profundidad las cosas (o intentarlo), con lo que en el 90% de los casos el posible blanco o negro se transforma en la conocida gama de grises. Si me preguntan: ¿qué es lo mejor de ser madre?, soltaría un inacabable discurso sobre todo tipo de emociones, del amor sin mesura, del instinto de protección, del arrobo total por los hijos etc.etc. exponiendo mil y una pequeñas felicidades (ayyyyyyns) y siendo totalmente incapaz de concretar. Sin embargo, si me hacen la pregunta opuesta: ¿qué es lo peor de la maternidad?, sorprendentemente lo tengo muy claro. Para mi, lo peor de la maternidad es el aislamiento.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Cuatro meses en Asturias



  Hace tiempo que me ronda por la cabeza escribir sobre mi nuevo terruño y sobre mis primos hermanos (gallegos y asturianos, ya sabeis... Y si no sabeis acabo de encontrar un interesantísimo hilo al respecto en Forocoches que lo explica divinamente...o lo intenta. Yo es que soy muy de documentarme).