martes, 13 de septiembre de 2016

¡¡Vacaciones!!...¿vacaciones??






Como si fuera una fábula, el post de hoy va con moraleja,

 Queridos niños: hay que revisar la piñata en el dentista cada seis meses. Queridos padres: vosotros también...



 Porque si no, pudiera o pudiese ser que las vacaciones que aprovechais para arreglaros esa muela que duele se transformen en dos semanas a gastos pagados (...por ti) en la consulta del piñólogo. Con pulserita del todo incluído además, no me privo de nada: extracciones, empastes, endodoncias, antibiótico, antiinflamatorio, cirujano...ahí, ¡arrasando en el buffet!, que es una lástima.

 Por lo demás, el tiempo pasa inexorablemente con lo que el resto del paquete vacacional "dos semanitas para mudarse a Gijón, y con el dentista ya ni eso" es como si lo hubiese montado un pirado (o sea, yo). En dos días tenemos que buscar y alquilar un piso, para que quede una semana entera de adaptación de los rorros a su nuevo centro, cada uno al suyo que si no no tiene gracia. Si quitamos el día de buscar y encontrar centros y que el finde no cuenta, tenemos que se han de adaptar en cuatro días máximo. Unos cracks, mis rorros. Sus padres tenemos fe y carecemos de cerebro, una combinación ideal para estos casos no me digais. De hacer la mudanza propiamente dicha ni hablamos aún, ya veremos cómo. Será interesante porque no tengo más vacaciones y el churri trabaja los findes...pero cual Scarlett mi lema es "ya lo pensaré mañana" (por que si lo pienso ahora, palmo).

 Con todo estamos contentos e ilusionados ¡bendita inocencia...! Y nos preocupan cosas surrealistas como que nos han levantado el piso de nuestra vida  (lo teníamos clarísimo después de verlo en internet...) o, en mi caso, qué voy a hacer estos días en los que no tendré wifi. Grandes males de la humanidad nos acechan, como veis...lo dicho, bendita inocencia. En este plan no hay contratiempo por grande que sea que pueda con nosotros.No nos tumba ni un tsunami pero eso sí: las pijadas nos pueden. Tener que alquilar en dos días no, ¡qué bobada!. Soy hija de mis padres, quienes una tarde fueron a otra provincia a ver pisos "por inversión"... y a la mañana siguiente volvieron a escriturar uno de los dos que vieron. Unos cracks también y así salí yo, digna sucesora de tan expeditivos progenitores. 

 Así que puestos a andar a carreras como siempre con la música de Benny Hill en la chepa tolsantodía he decidido tomarme las cosas según vienen (...chungas) y con "calma", más que nada porque no queda otra. Y porque aunque no lo parezca ¡estoy de vacaciones!.Y en esa línea, con la
Mis morros con anestesia
maleta sin hacer, sin comer aún a las 16:30 y esperando que se me pase este morro a lo Carmen de Mairena cortesía del dentista, me siento en el sofá a darle a la tecla, que estoy de vacaciones coño y el blog es lo que me gusta. Total, ya voy de culo con la planificación...en un ratín recojo al churumbel de la guarde y nos piramos a Gijón tras hacer la maleta y parar a comprar zapatos, ole y ole. Ese es el plan. El Rubio merienda en el coche sin nigún problema, y con canciones y chupete...como si llegamos a las 10 de la noche. La maternidad ha desarrollado mi lado zen hasta extremos inauditos en mi cuando era una persona normal sin ataduras. De hecho, creo que lo más parecido a una madre en mis circunstancias es ...Elastic Girl.


 Próximo post desde Gijón...¡espero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres decirme algo? Cuéntame...