lunes, 6 de febrero de 2017

Curiosidades del Mundo Blogger II: el ataque de los clones


Fotaza de lanzamiento de cohete en cabo Cañaveral, que hoy estoy muy galáctica


 Siguiendo con las entradas dedicadas al blogging, tras muchos meses y avatares varios ocurridos desde que escribí la primera de ellas toca recapitular y ver cómo se va desarrollando mi querido blog.

 Que ya no es un beibiblog, ahora es un terremoto de casi 24.000 visitas que corretea por todos lados y está descubriendo poco a poco el mundo que lo rodea. A medida que crece voy aprendiendo cosas nuevas de las bitácoras y su mundo, y viviendo momentos sorprendentemente agradables y otros sorprendentemente...rarunos.

 Pero vamos con lo bueno. La sorpresa más agradable hasta ahora ha sido la nominación a los premios Madresfera. Un sorpresón. Hay que tener en cuenta dos cuestiones: 

 -la primera es que, aunque arranqué el blog hace un año largo, llevo tan solo nueve meses escribiendo con cierta asiduidad (¡mira!, como un embarazo).

 -la segunda es que Estacasa apenas se publicita. En facebook tengo menos de 30 amigos (y me encantaría tener más, el perfil es público y teneis el enlace al final de cada post. ¡Mandadme solicitudes de amistad a mansalva! Venga, que me hace ilusión...) 

 En twitter apenas me muevo, no suelo comentar en otros blogs y no tengo amigos en ese mundo, seguramente por mi culpa, pues fuera de mi blog apenas escribo en más sitios. Vamos, ¡que no me conoce ni el tato!, o eso pensaba yo y de ahí mi sorpresa por la nominación. Cuando leí las bases y me enteré de que para estar nominado se hace una votación previa entre lectores de la que ni siquiera me enteré, mi asombro fue aún mayor. Por que...¿quién me nominó a mi? ¿de dónde salieron esos votos? Fuera de donde fuera, un millón de gracias. Gracias, gracias miles. No sé si algún día ganaré un premio con el blog pero dudo que me haga tanta ilusión como esta nominación a los premios madresféricos. 



 Antes de la nominación, y entre las sorpresas rarunas, destaca el ataque de los clones. Un buen día empecé a recibir un disparate de visitas que no se correspondían con las entradas leídas. Sabeis ya que soy una analfebeta tecnológica pero en la plataforma blogger es fácil distinguir entre visitas al blog y a las entradas propiamente dichas, y el desfase entre ambos datos empezó a ser astronómico. 

 "Gugleando" el asunto descubrí que es habitual sufrir una invasión de visitas por parte de páginas que, si las consultabas luego, te derivavan a sitios que no tenían nada que ver con la temática del blog: juego, horóscopos y ¡cómo no! porno. Las consulte ¡et voilà! Ahí estaban, ¡los clones atacando mi blog! Incluso podría tratarse de software malicioso que introducía "bichos" en mi ordenador. Vamos, que no molaba nada. Como no tengo ni idea de informática me agobié un poco, no sabía cómo librarme de ellos. Además las estadísticas de visitas estaban totalmente distorsionadas y pasé de la alegría por el subidón de visitas al bajonazo pensando que era todo por estas páginas chungas. Un rollo. Afortunadamente la plataforma Blogger vino en mi ayuda y tras denunciar el ataque poco a poco las visitas non gratas empezaron a desaparecer, sin que ocasionasen más daños que la distorsión de las estadísticas... y mi ego herido.

 Por lo demás, los lectores aumentan cada día y los países visitantes, también. A los que comentaba en la primera entrada se han ido sumando Filipinas, Rumanía, Austria, y muchos países de Latinoamérica ¡por fin!: Perú, México, Argentina, Venezuela y, en menor medida, Colombia. A todos esos lectores ¡gracias! Y gracias también a Portugal, mis otros "primos hermanos" que por fin me leen. Es emocionante pensar que alguien cae por aquí de casualidad y decide quedarse. Me encanta cuando al poco de publicar una entrada empiezo a recibir visitas de los "habituales": en Francia, Irlanda, Alemania y, como al principio, desde Estados Unidos...es estupendo. Y por supuesto desde España. Gracias a todos, de corazón. Me subís la moral hasta el infinito y ¡más allá!

 Sigo sin tener apenas comentarios...lo sé, sé que los lectores no comentamos, como dije antes yo tampoco lo hacía. En los blogs, si quitamos los comentarios de los demás blogueros, apenas quedan de los lectores puros y duros. Así que me consolaré pensando que, en mi caso, salvo honrosas excepciones son los lectores los que comentais. Pocos pero escogidos, para que veais que cuando me defino como una persona encantada de haberse conocido ¡no miento!, jeje. De todos modos os sigo animando a hacerlo. Está bien por guasap, está bien comentar en feisbuk, pero en el propio blog mola más. Vaaaale, también da más canguelo: que si queda ahí para siempre, que lo lee todo el mundo, que no se puede borrar (yo puedo, solo tendríais que pedírmelo)...¡Animarsen, podios! ¡El mundo es de los valientes! ...y Google me posiciona mejor en el buscador si tengo comentarios, parece ser...yo ahí lo dejo.

 Otra alegría me la llevé con el ranking de Madresfera, tuve un subidón de novecientos puestos y estoy en el 510 de entre más de 3.700 blogs. Eso hoy...mañana lo mismo desciendo al puesto 1.432 de hace unos meses pero, como también sabeis ya, soy de vivir el momento y el momento es este. Bien es cierto que da vértigo semejante escalada y que...no me la creo mucho. Es demasiado rápido, no sé, pasito a pasito me lo creería más.

 En cuanto a las entradas, la más leída con diferencia hasta la fecha y mi preferida también es "Esto me pasa por malamadrear" de agosto pasado. ¿Por qué no sale en el marcador de las más leídas?: misterio mariano. Pero es que la medalla de plata, "Los caminos de internet son inescrutables" tampoco sale. El bronce ya sí, es "El rape". Curiosamente las tres son del mismo mes, igual que la cuarta clasificada ("El Moreno y el Rubio ayudan en casa") Fue un mes prolífico. Pero aunque las más leídas son sobre todo entradas de humor, los post que más éxito tienen en general son los de momentazos con los rorros, los tiernos. También son los que generan más respuestas en vosotros, ocurre que como lo haceis en persona, o en feisbuk, o a través de guasap, ¡incluso por mail! pueees...no se ven. Lo dicho, ¡comentadme en el blog! ¡que me vengo arriba! (más arriba quiero decir... el posicionamiento en los motores de búsqueda de los internetes es el que manda en este mundillo).

  En fin queridos míos, estoy feliz con mi criatura, se me está criando fenomenal gracias a todos vosotros. Tengo pendiente darle un repasito a la maquetación del blog pero me temo que quedará para más adelante, ¡qué le voy a hacer!, no me da la vida. En cualquier caso es emocionante saber que a pesar de la sencillez de su estructura va creciendo poco a poco y que seguís estando ahí. Gracias de corazón.
 

  

3 comentarios:

  1. Como bien dices, poco a poco. El mundo bloguer está lleno de misterios indescifrables, pero si tienes paciencia y le pones las ganas que le estás poniendo se sube hacia arriba. Ánimo y a seguir progresando.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. De verdad Elvis, que si llego a saber que me entrentendría tanto esta aventura y me haría tan feliz hubiese empezado el blog mucho antes.
    Ayer estuve un buen rato leyendo el tuyo...me da cierto "corte" hablar de tú a tú con un blogger "pata negra", un veterano, pero es que no tengo verguenza, ¡qué le vamos a hacer!
    Muchas gracias por tu apoyo, con ánimos así da gusto!

    ResponderEliminar
  3. Uf... Vayamos por partes...
    Te doy la razón en lo de veterano. La verdad es que llevo unos cuantos años en esto, con algunos altibajos como todo el mundo, y pocos blogs de los que visito tienen más antigüedad. No es fácil persistir en el tiempo, pero si hay ganas se consigue. Pero en lo de "pata negra" te has pasao jajaja, como se suele decir, estoy dentro de la media blogueril.
    Ah, y que no te de corte hablar con nadie, en este mundo se acepta a todo aquel que quiera formar parte, nuevo o no, con una sola condición: que todo lo que diga sea con respeto. Mientras sea así, puedes entrar a cualquier blog, seguirlo y comentar si lo crees oportuno sin ningún tipo de restricción... Siempre serás bienvenida.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¿Quieres decirme algo? Cuéntame...