jueves, 24 de agosto de 2017

Cumpleaños feliz




 Se calza solito, se viste solito con ayuda, y me echa del baño cuando se sienta en el trono. 
  
 Me pregunta "¿cómo se llama?" ante la imagen de cualquier animal. Le gustan mucho, como a mi.

 También le gustan mucho los números y contar cosas, y al Rubio igual, esta afición a la aritmética elemental sí que no me la explico, será cosa del papá...



 Ya no quiere dibujos animados "blanditos" sino unos horribles de gorilas descabezando dinosaurios, que yo odio pero a él lo hacen partirse de risa mientras le grita a su hermano - "¡Mía Dubio mía! ¡¡Aaaala!!".  

 Cuando quiere congraciarse conmigo enumera todas las cosas que va a hacer bien: tomar la leche toda, hacer pis en el wáter, ponerse el pijama y ver Masha y el Oso en la tele, "godilas no, mami, masayoso sí, ¿a que sí?"

 Le chiflan las lentefas, el arrós, el puré de verduras y los bocadillos de chorifo. Y el pan, en todas sus manifestaciones. También las patatas fritas y las galletas, y por supuesto los chupa chups. No le gusta el helado de chocolate, aunque cree que sí y lo pide a gritos, pero nunca se lo acaba.

  
 Quiere ser el centro de atención y que le hagan caso. Es, como dice su padre, un comediante: un payasete, un peliculero. Se esconde entre las piernas de mamá cuando alguien le habla mientras se asegura por el rabillo del ojo de que le siguen prestando atención. Es una mezcla absoluta de timidez no fingida y gusto máximo por la notoriedad.

 Llora mucho, llora siempre, llora por todo...como yo.

 Le encantan los besos, los abrazos y los mimos. Adora los mimos ... como yo.

 Cuando está triste y te lo dice, y le explicas que es normal estar triste, que no pasa nada, enseguida dice ¡estoy contento!. Y es verdad: que le digas que está bien sentirse así y que no pasa nada lo pone contento. Otras veces me pregunta si estoy triste o contenta yo, y siempre le respondo la verdad.

 Cuando tengo pupa, me canta el "sana, sana..."

 Cuando llego a casa corre a abrazarme, mientras anuncia a su padre y a su hermano mi llegada al grito de ¡mía!! ¡¡es mamá!! Y a continuación me cuenta todo lo que hizo bien y de paso, se chiva de su hermano: -"¡comí el filete, todo-todo, y Dubio no!. ¡Hise caca en el water y Dubio hiso pis en el suelo! ¡Hmm! ¡Dubio! ¡muy mal! ¡Moreno sí!, ¡Dubio no!, ¿a que sí mami?, ¿a que sí??"

 Cuando pierdo la paciencia y los abronco, se gira y riñe a su hermano con mis mismas palabras,
como si la cosa no fuera con él. Soy la inspiradora de su famosa frase "¡me cago en la leche!", que curiosamente pronuncia a la perfección, tiene bemoles la cosa. También me interrumpe para corregirme, muy serio, "¡mamá!, no se grita".

 Es un monito, le encanta trepar, brincar y subirse a todo para luego saltar. Estoy aprendiendo a respirar hondo y confiar en él, porque es muy ágil y de momento conserva todos los dientes. Pero me cuesta mucho, mucho.

 Es muuuy desobediente. Siempre estira un poco más del límite permitido, un poquitiiito más...no sé a quién habrá salido...

 Le gusta cantar y corre en dirección a cualquier música que suene, ya sea en la tele o en en la calle, igualito que yo.

 Tiene una carita preciosa que cuando no está llorando a mares siempre sonríe. O llora o ríe, no hay término medio. La contención no va con mi Morenito. Es el centro del universo y no importa que mami y papi se empeñen en enseñarle que no es así: el "sabe" que sí lo es. 

 Es mi niño querido, mi tesoro, y ha cumplido cuatro añitos. Cuatro años ya, me parece mentira.

 Feliz cumpleaños, mi amor. Como decía Ana Belén, nunca sabrás sumar lo que te quiero.





 

2 comentarios:

  1. Qué bonito, guapa!!! Me emocioné (yo también soy de las que lloran por todo, como el Moreno)!!!
    Disfrútalos mucho, que el trabajo, colegio, migrañas, etc, etc no te impida disfrutarlos!!! Crecen super rápido!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno lo que me dices, Ana! Es verdad que a veces en medio del trajín me olvido de disfrutarlos. Y no! Me niegoo!!

    ResponderEliminar

¿Quieres decirme algo? Cuéntame...