Tengo 45 años, dos hijos pequeños, un trabajo entretenido pero muy absorbente, una pareja a la que quiero mucho y con la que discuto mucho. Una familia en proceso de reinventarse tras la pérdida de su brújula (una madre....mi madre) y a la que también quiero mucho y con la que, por desgracia, no discuto lo que debiera. En este momento tengo además un pinrel de 7 mesecitos aporreando el portátil y un dolor punzante en una vértebra que parece que se hincha y palpita y me da igual que eso sea imposible, yo la noto así.
Siento un cansancio crónico, y un cabreo crónico de edad ligeramente inferior al cansancio, ambos son hermanos seguidos como mis hijos. El cansancio y el cabreo se llevan fenomenal y van juntos a todas partes, una maravilla (también como mis niños, que son muy chiquitos y forman un único pack),

Y a pesar de todo me siento feliz.