miércoles, 9 de diciembre de 2015

Si mi madre me pudiese ver ahora...


  Hoy pensaba en esta escena de la peli "El Sexto Sentido". El niño quiere saber qué le había preguntado su madre a la abuela muerta cuando esta respondió... "todos los días". Y la pregunta era: "¿te sientes orgullosa de mi?" 

 ¿Te sientes orgulloso de mi?...¡qué pregunta grande para hacerle un hijo a su madre!. Quiero pensar que mi madre estaría orgullosa de mi, pero como la vida no es una película supongo que mamá, más que orgullosa, estaría: 

) preocupadísima por mi, porque no duermo, no como bien, no rindo en el curro y falto mucho, no hago ejercicio, siempre estoy enferma o con jaqueca. Y...

) deseando aterrizar y ponerse a los mandos a su bola total, corrigiendo mogollón de cosas que no hago "bien" y ocupándose de todo y de todos, yo incluída.
 

Y me encantaría, daría un mundo porque estuviera. Sentiría muchas cosas mi madre pero no sé si orgullo y ahora que lo pienso bien me importa un bledo, la verdad. Ella vendría, se ocuparía y yo descansaría. El paraíso en la tierra. ¿A quién le importa si se siente orgullosa o no? No sé si una madre se siente orgullosa de sus hijos, seguro que en muchos casos no. Lo que siente es un amor incondicional y un instinto de protección absoluto; ambas cosas perfectamente compatibles con sentir que en lugar de hijos tienes unos cabestros. De los cabestros no estás orgullosa pero son sangre de tu sangre y como decían en Verano Azul, por aquello de seguir con la tele, "que ni el viento los toque, porque tiene pena de muerte el viento si los toca". Y yo fuí, creo, la cabestra número uno para mi madre. Por eso pienso tanto en ella y le daría las gracias de todo corazón por tanto y tanto esfuerzo. La putada es que fuí madre después de su muerte, tarde piamos...

Ahora que llevo dos meses terribles (y lo que me queda) en el bucle de dalsy-apiretal-inhaladores-culos en carne viva-fiebre y más fiebre-tos perruna y de las otras-cagaleras y el polo opuesto, cagarrutas en bolas tipo mierda de cabra que también se desperdigan-niños que chillan sin consuelo-vómitos-camas que mudas dos veces en la misma noche-mocos por toda la casa-nervios a flor de piel-faltas al trabajo-chillan ellos-chillo yo-etc.etc.etc. (¿os haceis una idea, no? no sé yo...) Ahora digo, pienso en mi madre. En que ella era la mamá sacrificada entonces y yo la enana chillona y exigente. O en que ella era el orco gritón y yo la pobre criatura llorosa y dolorida a la que encima le vociferaban, como se prefiera. Nada como caminar en los zapatos de otra persona para comprender...ella era un ser humano. Criar hijos es una labor tan exigente que sólo el que los tiene lo sabe. Cuando ella vivía yo no los tenía. Creía que sabía, pero no sabía nada.
 

"No sabes nada, John Snow..." ahora me voy por Juego de Tronos...veo capítulos uno detrás de otro cuando por fin se duermen mis pitufos...no sé porqué pero es lo único que me mantiene cuerda. Necesito que rueden más temporadas, al ritmo que llevo no me da para tirar así hasta el verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres decirme algo? Cuéntame...